Las escalofriantes aventuras de Sabrina [Reseña]

¿Os acordáis de aquella Sabrina de los años noventa que tanto nos divirtió? Pues bien, Las escalofriantes aventuras de Sabrina no te harán reír precisamente.


La nueva adaptación del personaje que llegó en octubre de la mano de Netflix, se asienta sobre la base original de una chica medio bruja medio mortal que tiene que lidiar con los problemas de llevar una doble vida. Al igual que en la versión noventera, Sabrina vive con sus tías Hilda y Zelda, ycon Salem –pero lo siento, esta vez Salem no lanzará comentarios sarcásticos dado que en esta versión no es un gato parlanchín–. También viven con un tercer miembro de la familia, su primo Ambrose y su novio de instituto sigue siendo Harvey Kinkle, el cual no se entera de nada.


Hasta aquí todo parece normal hasta que llegamos al asunto crudo de la cuestión, la serie en sí es una oda al satanismo. Los elementos culturales del mundo oscuro cobran una gran importancia. El aquelarre se muestra como una gran comunidad que vive para obedecer a Satán y esto, a Sabrina, no le hace demasiada gracia.


Uno de los aspectos que resaltan en esta serie es su diseño de producción. A pesar de que los hechos se desarrollan en pleno S. XXI, la ambientación da lugar a error. La ropa, las casas, la tecnología y la ciudad en general son actuales y a la vez antiguas, con un toque oscuro y tenebroso que nos hace desconfiar todo el tiempo. A ello se le suma el constante efecto bokeh en casi todas las escenas que dan la sensación de irrealidad.



Destacan de igual modo la construcción de todos los personajes. Cada uno de ellos está perfectamente definido y nos hacen vivir en un constante vaivén de amor/odio. La mayoría no cesan de cruzar la línea entre el bien y el mal sin que ello llegue a implicar la destrucción de su personalidad.


Pero dejando a un lado los conjuros, los sacrificios satánicos, las vísceras y demás cosas terroríficas, la nueva versión de Sabrina es, ante todo, una serie con trasfondo social, que trata cuestiones tan profundas como el empoderamiento, la lealtad, o las consecuencias de nuestros actos. El feminismo y la libertad son también uno de los temas centrales de la subtrama en la medida en que Sabrina quiere acabar con el patriarcado y sometimiento que reina en la comunidad bruja, empezando por revelarse contra el mismísimo Satán.


En definitiva, The Chilling adventures of Sabrina se trata de una serie que va más allá de la mera representación del bien y el mal y mucho más compleja de lo que parece a simple vista, pero, eso sí, no apta para todos los gustos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *