Daredevil [Reseña]

Daredevil season 3

Tras el catastrófico final del personaje en The Defenders, la tercera temporada de Daredevil, inspirada en el cómic Daredevil Born Again, empieza con fuerza llevando al límite a sus personajes.


Por un lado, Fisk, el villano de la primera temporada y también conocido como Kingpin, regresa más fuerte que nunca y haciendo gala de sus dotes de controlador. Lo que en un comienzo empieza a parecer estar en manos de la justicia, se tercia poco a poco en un macabro plan a largo plazo del villano.


Por otro lado, nuestro héroe se encuentra destrozado física y mentalmente, en plena crisis existencial. Se siente traicionado y abandonado por todo el mundo, incluido su Dios, y cree que lo mejor es que Matt Murdock desaparezca.


Sin duda, la oscuridad y crudeza son las protagonistas de esta temporada en la que el constante tira y afloja entre Murdock y Fisk te hacen sentir que todo está perdido, pues el villano de la cocina del infierno va siempre un paso por delante, controlando desde las sombras a toda la ciudad. En este sentido, los parecidos con el cómic son razonables.


Daredevil season 3

No teniendo bastante con las manipulaciones de Kingpin, el universo de Daredevil presenta, como ya hiciera en temporadas anteriores con Elektra o The Punisher, un nuevo personaje que cobrará gran importancia. En este caso se trata de otro villano, Bullseye, al cual presentan de la mejor manera posible, dándonos un por qué, un trasfondo para que lleguemos a comprender sus motivaciones.


El guión se encuentra bien asentado sobre las bases del cómic, y la manera en que se presentan los hechos se hace de la forma más dinámica posible. Los flashback nos van descubriendo cosas del pasado de los personajes y nos ayudan a comprender el trasfondo de la historia.


Los actores y sus interpretaciones son inigualables. De casi todos los personajes podemos ver dos caras, su fuerza y su miedo. Un Wilson Fisk más controlador que nunca pero a la vez débil por su amor por Vanesa; un Daredevil destrozado, pero que nunca se rinde y acaba por aceptar que con sus amigos es más fuerte; una Karen Page sumida en el terror de su pasado, pero con la fuerza suficiente para intentar terminar con lo que le atormenta. En general, si algo hay que destacar de esta temporada es que no hay un único protagonista, todos lo son y todos hacen que el engranaje de la historia funcione correctamente.


De la banda sonora y la ambientación nada hay que recriminar. La música y los efectos acompañan a la historia acentuando los momentos de tensión. La ambientación, sigue la línea de las otras temporadas, oscura y tenebrosa, transmitiendo al espectador el kaos y el mal que reinan en la ciudad.


En definitiva, esta temporada de Daredevil se corona como una de las mejores de este 2018, sabiendo reconducir el transcurso de la historia en todo momento, sin colarnos tramas de relleno y jugando con los límites a los que se puede enfrentar una persona.

2 comentarios sobre “Daredevil [Reseña]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *