Black Mirror: Bandersnatch [Reseña]

black-mirror-bandersnatch

Sinopsis Black Mirror: Bandersnath

En 1984, un programador comienza a cuestionar la realidad mientras adapta una novela de fantasía a un videojuego. Un cuento alucinante con múltiples finales.

 

¿Qué es Bandersnach?

La nueva producción de Netflix no ha dejado indiferente a nadie. Black Mirror Bandersnatch es algo que todos llevábamos esperando desde hace tiempo, la irrupción de las series interactivas.

El film de Black Mirror nos cuenta la historia de Stefan, un joven programador obsesionado con sacar un videojuego con diferentes tramas y opciones que llevarán al jugador a tener que decidir qué camino seguir. Y eso es, precisamente, lo que hace la película con nosotros. A lo largo de la historia el espectador tendrá que tomar decisiones por el personaje, desde las más simples como qué cereales desayunar, hasta las más escabrosas.

 

Multitud de caminos

Lo primero que pensé al comenzar a verla fue que tendría que volver a hacerlo otras cinco veces, pues hay hasta 5 finales alternativos (y otro supuesto final escondido). Pero Netflix ha conseguido crear un rompecabezas tan perfecto que la misma elección de decisiones te lleva a volver a tomar otras haciendo que veas (casi) todas las tramas de un solo visionado. Lo que significa que realmente tenemos un falso poder de elección, pues la historia no duda en enredarse de tal manera que puedan contarnos la historia que los creadores quieren. Y, además, no se cortan al hacérnoslo saber, pues el propio personaje nos manda una indirecta.

“…he quitado rutas y he dirigido al jugador hacia un final haciéndole creer que ha sido él el que ha tomado las decisiones para llegar ahí”

 

Conclusión

Al final, la historia no es más que un replanteamiento de nuestra existencia al más puro estilo Black Mirror. ¿Somos nosotros los que tomamos nuestras propias decisiones, o existen fuerzas de la naturaleza que hacen que nuestro destino ya esté escrito? Esto, unido a la paranoia y la psicosis hacen que la historia esté servida, pues tomes las decisiones que tomes, no tendrá un final feliz.

En definitiva, Bandersnatch ha dejado más huella por su forma que por su historia. La novedad de una serie interactiva ha hecho que hasta los no seguidores de Black Mirror se lancen a verla por mera curiosidad, consiguiendo, tal vez, que se decidan a ver la serie.  Por último, he de aplaudir el trabajo de producción del film, pues no ha debido de ser nada fácil crear una historia con tantas tramas y que no haya agujeros de guion o incoherencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *